Casa rural y restaurante El Khorbat, Marruecos

Ksar El Khorbat, Marruecos
Tel. 00-212-535880355    Fax 00-212-535880357    Móvil 00-212-676527392
E-mail de El Khorbat

Retorno a la página de inicio de El Khorbat.  Bienvenidos al ksar El Khorbat.  Habitaciones de la Casa Rural El Khorbat.  Restaurante El Khorbat.   Excursiones a partir de El Khorbat.  Cómo llegar al ksar El Khorbat.  Cooperación internacional en El Khorbat.  Precios de estancias en la casa rural El Khorbat.

El Museo de los Oasis

Museo de los Oasis en El Khorbat, sur de Marruecos.

Abierto en noviembre de 2002, el Museo de los Oasis ocupa un conjunto de tres casas restauradas en el interior del ksar El Khorbat Oujdid, con una superficie cubierta total de 600 m2 repartidos en 3 niveles.

Ver el plano del Museo de los Oasis

Su planteamiento es absolutamente didáctico, pensado para aclarar al viajero todas las pequeñas dudas que se plantea sobre la cultura del sur de Marruecos.

El Museo de los Oasis expone:

  • 711 antigüedades y objetos de uso tradicional.

  • 49 fotografías explicativas.

  • 33 fotografías históricas.

  • 17 planos y croquis.

  • 14 maquetas y reproducciones.

  • 6 mapas temáticos.

  • 4 cuadros explicativos pintados por el artista local Rachid Bouskri.

Le Musée des Oasis, en français.     El Museu dels Oasis, en català.     The Oasis Museum, in English.

Mapa de Marruecos para llegar a El Khorbat.

Museo de los Oasis: cocina tradicional beréber.

Museo de los Oasis: agricultura y vida sedentaria.

Museo de los Oasis: pozo y sistemas de irrigación.

El Museo de los Oasis incluye 22 salas, cada una de ellas dedicada a un aspecto concreto de la vida tradicional en los oasis del sur del Gran Atlas.

SALA 1:

Los oasis: agricultura y vida sedentaria

En la región presahárica del sur de Marruecos, la agricultura y la vida sedentaria quedan restringidas al fondo de los valles, donde el agua procedente del Gran Atlas o del Jebel Saghro hace posible la irrigación.
Estas vegas cultivables constituyen verdaderos oasis rodeados de terreno árido. El agua llega hasta ellos bien por un río de superficie, bien por un curso subterráneo captado mediante pozos, bien por una jatara.


Museo de los Oasis: el comercio transahariano.

SALA 2:

El comercio

Además de zonas agrícolas en pleno desierto, los oasis constituyen también unos centros comerciales para el abastecimiento de toda la región a través de sus zocos permanentes o semanales.
Antiguamente eran, asimismo, etapas en las rutas de las caravanas que comunicaban las ciudades del norte de Marruecos con el África subsahariana. Este último papel les proporcionó, a lo largo de la historia, una gran prosperidad económica.


Museo de los Oasis: artesanía masculina en el sur de Marruecos.

Museo de los Oasis: artesanía femenina en el sur de Marruecos.

SALA 3:

La artesanía

En los oasis, la producción artesanal trata de cubrir las necesidades locales y también la demanda de la población nómada de la región. La forja de hierro es una labor específica de los negros. La orfebrería de plata era en otra época una especialidad de los hebreos. La carpintería y la albardería son asimismo oficios de los hombres.
Las mujeres, por su parte, practican el tejido de alfombras o de mantas y el bordado de jaiques, no de un modo profesional sino como actividades complementarias a su trabajo doméstico.


Museo de los Oasis: la alfarería en el sur de Marruecos.

Museo de los Oasis: la alfarería en el sur de Marruecos.

SALAS 4, 5, 6:

La alfarería

En los valles presaháricos, la alfarería es una actividad profesional masculina, en la que se han especializado un cierto número de pueblos.
Se trata de una cerámica simple y utilitaria, sin pinturas ornamentales pero vidriada algunas veces con un esmalte natural.
Este esmalte se compone de tres minerales: cuarzo, una arenisca arcillosa y finalmente sulfuro de plomo si se le quiere dar una tonalidad ocre o bien óxido de cobre para obtener un color verde.


Museo de los Oasis: el sistema tribal en Marruecos.

SALA 7

El sistema tribal

El vínculo entre los miembros de una tribu es un antepasado en común, ya sea real o legendario. Por el contrario, no precisan un territorio específico para ellos, pudiendo vivir dispersos por los cuatro extremos del país y pudiendo compartir sus poblados con vecinos pertenecientes a otras tribus.
Cada tribu se subdivide en fracciones, clanes y familias, basándose siempre en vínculos de sangre. Asimismo, diferentes tribus pueden unirse para formar una confederación.


Museo de los Oasis: trajes tradicionales del sur de Marruecos.

Museo de los Oasis: maquillaje de las mujeres marroquíes.

SALA 8:

El atavío

Cada tribu posee su particular manera de vestirse y de embellecerse. Por lo general, el traje de los hombres es el albornoz de lana o de algodón, la chilaba, o bien una capa llamada selham o abizar, complementados con un zurrón de cuero y una daga. Su cabeza no va cubierta, sino únicamente ceñida mediante un pequeño turbante blanco o negro.
Las mujeres se envuelven con un jaique bordado según los dibujos de su tribu y que puede recibir diferentes nombres. Dicho jaique les cubre el cuerpo y a menudo la cabeza, en ocasiones incluso la cara. Si no es así, utilizan además un pañuelo. Diferentes tatuajes del rostro permiten identificar asimismo su filiación tribal. Numerosas joyas de plata completan su atavío tradicional: brazaletes, collares, fíbulas, etc.
Actualmente una parte de la población ha adoptado la vestimenta occidental o bien la que impera en las grandes ciudades marroquíes. Los tatuajes van desapareciendo y las nuevas joyas están hechas de oro.


Museo de los Oasis: fiestas en el sur de Marruecos.

Museo de los Oasis: tambor de ramadán.

SALA 9:

La fiesta

Las fiestas más importantes son las bodas. Pueden durar una semana entera y en ellas participa un elevado número de personas. Hay también otras celebraciones familiares menores, como los nacimientos y las circuncisiones.
Cada tribu tiene su propio folklore, su música y sus trajes de gala, en especial los trajes de las mujeres, que además se maquillan el rostro y se ponen alheña en las manos y en los pies.
Otro tipo de fiesta son los musems, que se celebran en torno a un morabito. Tienen lugar una vez al año, con ocasión del Milud (aniversario del nacimiento de Mahoma), del Aid El Kebir (conmemoración del sacrificio de Abraham) o bien al final de las cosechas.
En los musems cantan y bailan los miembros de una cofradía religiosa determinada y suelen acompañarse de un gran mercado.


Museo de los Oasis: armas de fuego en Marruecos.

Museo de los Oasis: yugo de tortura con escritura hebrea.

SALA 10:

La guerra

A lo largo de los siglos, la guerra era una actividad habitual entre las tribus, entre las fracciones de una misma tribu y entre los alcázares vecinos. Se hacía por diferentes motivos:

  • Por la distribución del agua de riego.

  • Por la ocupación e las tierras cultivables.

  • Por el reparto de las zonas de pastoreo.

  • Para obtener granos en épocas de mala cosecha.

  • Para vengar ofensas personales.

La última gran guerra tuvo lugar en los valles presaháricos entre 1917 y 1933, con la campaña del ejército francés para la sumisión del territorio frente a la resistencia de las tribus nómadas. Desde entonces, la intervención del Estado central permite dirimir las desavenencias sin necesidad de recurrir a las armas.


Museo de los Oasis. Piedra con el alfabeto hebraico.

SALA 11:

El culto judaico

Cierta población de origen israelita se halla presente en los valles presaháricos desde hace más de veinte siglos. Una parte de esta población ha mantenido su religión a través de la historia, a pesar de la islamización de los demás habitantes.
Para el culto judaico, una sinagoga y un cementerio hebreo existían antiguamente en cada pueblo donde los israelitas poseían un barrio propio. En él desarrollaban unas actividades específicas: comercio, préstamo de dinero, orfebrería y otros tipos de artesanía.
Prácticamente toda la población judía emigró a Israel en 1967 como consecuencia de la guerra de los Seis Días.


Museo de los Oasis: mimbar de una mezquita.

Museo de los Oasis: objetos de culto musulmán.

SALA 12:

El culto islámico

La práctica del culto islámico implica la existencia de una mezquita en cada pueblo, destinada a la oración del viernes al mediodía –pudiendo rezarse las demás oraciones en la mezquita o en cualquier otro lugar-.
Implica también la presencia de un cementerio en las cercanías del pueblo, donde los muertos son enterrados envueltos en un sudario blanco, sin ataúd, echados sobre su costado derecho y mirando hacia La Meca. Dos piedras clavadas en el suelo indican la posición de cada tumba.
La mayor parte de los cementerios se sitúan bajo la protección espiritual de un morabito, que constituye al mismo tiempo un lugar de visita y de oración. Si la mezquita está reservada en muchos casos a los hombres, el morabito se ve concurrido sobre todo por las mujeres.


Granero dentro del ksar El khorbat. Museo de los Oasis.

SALAS 13, 14:

El granero

Las cosechas de gramíneas son almacenadas en graneros para distribuirlas a lo largo del año y para evitar su robo.
Dentro de los alcázares, unos pequeños graneros individuales forman parte de cada vivienda.
En algunos pueblos que no están amurallados, un granero fortificado comunitario ofrece la seguridad a las diferentes familias. En algunas ocasiones el edificio se sitúa bajo la protección simbólica de un morabito.
Por su parte, las tribus nómadas poseían antiguamente unos graneros camuflados en lo alto de algunos barrancos del Gran Atlas.


Museo de los Oasis: la nutrición en el sur de Marruecos.

SALA 15:

La nutrición

La base de la nutrición es la harina de trigo, de maíz o de cebada. Con ella se hacen el pan y el cuscús. Este último constituye la cena habitual en la región.
Al mediodía, el pan acompaña verduras y pedazos de carne cocidos en una salsa de aceite y agua con muchas especias. Al norte del Atlas, esta mezcla se prepara en el tayín, una cazuela de cerámica con tapadera cónica. Por el contrario, en los valles presaháricos se guisaba antiguamente en una vasija de barro, substituida hoy por la olla exprés de aluminio.
En el desayuno, el pan se moja en aceite de oliva y se acompaña con té. Otros tipos de desayuno son la sopa de cebada y el pan relleno de grasa.


Museo de los Oasis: farmacia tradicional de Marruecos.

SALA 16:

La farmacia tradicional

Numerosos productos naturales se destinan a curar las diferentes enfermedades y también a obtener resultados propicios en los negocios o en el terreno del amor por vía de la hechicería.
Una mención aparte merece la alheña (henna), hierba que se cultiva en los valles presaháricos y se exporta a todo Marruecos. Se aplica a las heridas y a las enfermedades cutáneas –con resultados no siempre favorables-, pero también es utilizada por las mujeres para teñirse de rojo las palmas de las manos, las plantas de los pies o el cabello, con un objetivo estético y para dar buena suerte.
Los dibujos de alheña con motivos geométricos son muy populares en las ciudades marroquíes, pero no en esta región.


Museo de los Oasis, casa de barro en el ksar El Khorbat.

Museo de los Oasis: encofrado para hacer tapial.

SALAS 17, 18, 19:

La arquitectura de tierra

Toda la vivienda tradicional de los valles presaháricos está hecha de tierra cruda mediante dos sistemas bien diferenciados:

  • El tapial de tierra prensada para los muros principales.

  • Los adobes de barro y paja destinados a las paredes ligeras, a los arcos, a las columnas o a la decoración.

El revestimiento se lleva a cabo asimismo con una mezcla de barro y paja. Los techos pueden construirse con troncos de palmera, con cañas, con ramas de tuya o con tallos de adelfa, dispuestos algunas veces de modo que formen un dibujo ornamental. Estos techos se sostienen sobre vigas de palmera, de chopo o de tamarindo y se cubren con una capa de tierra cruda.


Museo de los oasis: maqueta de kasbah en el valle del Todra.

Museo de los oasis: maqueta de ksar del valle del Todra.

SALA 20:

Casbas y alcázares

Toda la arquitectura tradicional de los valles presaháricos se basa en el principio de la fortificación.

  • La casba o tighremt es un edificio de varios pisos con torres de vigilancia en las cuatro esquinas y a veces –no siempre- un patio central. La casba se encuentra por lo general aislada, pero también puede situarse dentro de un alcázar.

  • El alcázar (ksar o ighrem) es un pueblo rodeado de murallas con torres de vigilancia en diferentes puntos y una o varias entradas monumentales. En su interior, además de las casas, hay siempre una mezquita, un espacio para las fiestas y en ocasiones una hospedería (fonduk).

Hoy en día la casba y el alcázar se ven substituidos paulatinamente por nuevas viviendas de hormigón armado.


Museo de los Oasis: ventana tradicional del sur de Marruecos.

SALA 21:

La torre de vigilancia

Dentro de un alcázar, cada torre de vigilancia –excepto las dos de la entrada- pertenece a un vecino, quien antiguamente era responsable de controlar los alrededores y, en caso de conflicto armado, de defender su parte de la muralla.
Tras la pacificación de los valles presaháricos, esta torre se ha convertido en un pequeño salón donde recibir a las visitas.


Museo de los Oasis: la vida nómada en el sur de Marruecos.

SALA 22:

La vida nómada

Si la crianza de ganado vacuno tiene lugar en el interior de los alcázares, la de ovejas, dromedarios y cabras exige un desplazamiento constante a la búsqueda de pastos.
Para acompañar a los rebaños en este desplazamiento, una parte de la población se ha adaptado a la vida nómada; habitan en jaimas y llevan a cuestas todas sus pertenencias.
Tratándose de una existencia particularmente dura, estos pastores son mucho más fuertes, resistentes y valerosos que los agricultores sedentarios. Por este motivo, antiguamente había una relación de vasallaje entre los protectores nómadas y sus siervos que trabajaban la tierra en los oasis.

El Museo de los Oasis es el primer y único establecimiento de estas características abierto en el sur de Marruecos.

Horario: de 9 h. a 21 h. (pedir la llave en el restaurante).

Entrada: 20 DH por persona. Gratuidad niños hasta 12 años.

Mapa de Marruecos para llegar a El Khorbat.

Retorno a la página de inicio de El Khorbat.  Bienvenidos al ksar El Khorbat.  Habitaciones de la Casa Rural El Khorbat.  Restaurante El Khorbat.   Excursiones a partir de El Khorbat.  Cómo llegar al ksar El Khorbat.  Cooperación internacional en El Khorbat.  Precios de estancias en la casa rural El Khorbat.